FARMACONFORT_GRIETAS_LACTANCIA_materna_natural_pezones_bebe_leche_alimentacion_amamantamiento_problemas_cura_pezon_beneficios_recien_nacido
Síguenos: facebook twitter tuenti youtube GooglePlus BlogFarmnaConfort

¿Qué son las grietas de lactancia?

 

Las grietas de lactancia son pequeñas fisuras/heridas en el pezón que provocan dolor en el momento de la succión del bebé.

 

Si no se tratan a tiempo, pueden llegar a sangrar o a infectarse, dando lugar a un malestar constante, más allá de la lactancia: dolor, quemazón, fiebre…

 

Se producen por la concurrencia de distintos factores:

 

  • La propia succión del bebé que reblandece la piel.
  •  

  • Problemas de succión en el bebé: por una boca con frenillo corto o malos hábitos adquiridos con chupetes y tetinas.
  •  

  • Una posición inadecuada del bebé que sólo coge la punta del pezón y no toda la aureola.
  •  

  • La humedad y calor contante de la zona, agravada por una falta de transpiración (por el uso de discos de lactancia de plástico o sujetadores y prendas de vestir muy ajustadas y sintéticas).

 

¿Cómo evitar o ayudar a curar las grietas de lactancia?

 

Adoptar una buena postura al amamantar, por ejemplo:

 

  • La mamá con espalda erguida, apoyada en un respaldo.
  •  

  • El bebé se acerca al pecho, totalmente vuelto hacia la madre y sujeto por la espalda, no sólo por la nuca.
  •  

  • Hay que procurar que el bebé coja toda la aureola con su boca y no sólo el pezón.

 

Intercambia los pechos, empezando por el que tengas sin grietas o menos afectado por ellas.

 

Después de dar de mamar, masajea el pezón con tu propia leche (que tiene propiedades cicatrizantes y antibacterianas) y luego deja que se seque totalmente al aíre.

 

Utiliza discos de lactancia de algodón que favorezcan la transpiración y que mantengan la humedad óptima. El algodón te ayudará a prevenir la aparición de grietas y, en caso de tenerlas, favorecerá su cicatrización.

 

Elije discos de lactancia que por su diseño eviten que las fibras se desprendan y se peguen a las heridas, lo que puede provocar complicaciones innecesarias, como infecciones.

 

Utiliza sujetadores de algodón para mejorar la transpiración y evita la ropa ajustada y sintética.

 

Si tus grietas no mejoran o se infectan, te recomendamos que acudas a tu médico de confianza y sigas sus instrucciones personalizadas.

 

En el caso de producirse una infección, consulta a tu médico para evalúe si es seguro continuar amamantando a tu bebé.

 

© 2012 COTTON HIGH TECH, S.L. Todos los derechos reservados. | Política de privacidad y Aviso Legal | Bagués disseny